octubre 16, 2020

LEGALTECH: EVOLUCIÓN DURANTE LA PANDEMIA.

by Alexandra Baquero in SIGMA

Alexandra Baquero – Abogada, Banquera de Inversión, PARTNER SIGMA S.A.S.

Emprendimientos en tecnología, aliados productivos del abogado En 1979, la compañía norteamericana LexisNexis, un proveedor de servicios de información e investigación legal, introdujo el terminal UBIQ, pionero en el mundo para conectar a las firmas de abogados con las bases de datos de leyes y jurisprudencia de bibliotecas de Estados Unidos. Este acontecimiento marca el nacimiento del Legaltech o tecnología aplicada al sector jurídico.

En estos últimos 40 años ha llovido bastante en materia de tecnología legal, y sin duda el concepto de tecnología aplicada a la prestación o comercialización de servicios legales se masificó desde 2008,  lo cual ha ampliado el alcance del concepto de legaltech a distintas actividades realizadas por los abogados.

De esta manera han surgido conceptos para delimitar esos campos concretos como lawtech y newlaw.

En el presente texto damos algunas “puntadas” iniciales para quienes se hasta acercando al ecosistema del Legaltech.

Un concepto adecuado

Legaltech, -la abreviatura anglosajona de Legal Technology,-, sin duda fue la primera forma para hablar de tecnología legal; su significado se refiere al uso de tecnología para proporcionar servicios legales, ni más ni menos.

Ahora bien, cuando la crisis económica de 2007 impulsa la necesidad en muchos despachos de hacer más eficiente su labor y más baratos sus precios, ya que numerosos clientes dejan de contratar sus servicios y prefieren solventar las tareas legales a nivel interno para ahorrar costes, el concepto da su primer gran giro.

Desde entonces el concepto ha seguido creciendo en popularidad y variedad, y es cuando han comenzado a surgir nuevas versiones del mismo (mayormente desde EE.UU. y Reino Unido) para hablar no de Legaltech, sino de Lawtech. De hecho, para The Law Society de Inglaterra solo existe el concepto de Lawtech no el de Legaltech.

A partir de ese momento, ya no podemos referirnos a Legaltech únicamente para hablar de la tecnología que utilizan los abogados, sino que comienza a usarse como etiqueta que identifica a las muchas startups que surgen  desde el sector legal o a su alrededor, principalmente para proporcionarles herramientas que faciliten el realizar la labor legal de manera más eficiente y menos costosa.

Pero, cuando ya nos habíamos aproximado al concepto de Legaltech, surge un nuevo aspirante que obviamente genera nuevas dudas. ¿Hay diferencias entre Legaltech y Lawtech? Cuando surge este último concepto?

Surge para aplicarlo en soluciones que hacen más eficientes y económicos los servicios legales, siendo asequibles a las pequeñas empresas sin que tengan que depender de los servicios de firmas de  abogados.

Con la ejemplificación de dichos servicios, el concepto de Legaltech se acerca más a una herramienta para abogados y el de Lawtech como herramientas que sustituyen a los abogados, con un  alto componente de tecnología, AI, entre otros.

Richard Susskind, gurú de la innovación jurídica, sostiene que Lawtech es el concepto de futuro, asociando LegalTech con tecnologías de back office como los sistemas de contabilidad, y menos con nuevas tecnologías (tipo inteligencia artificial) relacionadas con los abogados, los tribunales en línea y demás. En ese sentido, cree que LawTech debería ser una categoría más amplia.

LegalTech es ya un concepto desgastado y que lleva muchos años en marcha y por tanto requiere un sustituto.

Finalmente, considera que LegalTech es más usado y aplicado por el sector legal, mientras que LawTech sería más inclusivo y abierto a tecnólogos de cualquier ámbito.

Richard Trommans, otro gran gurú de la innovación jurídica considera que Legaltech describe las actividades del sector legal, al igual que lo hacen RegTech, InsurTech, PropTech o FinTech, siendo el concepto adecuado.

 

Las estadísticas muestran que las soluciones de Legaltech representan entre el 80-90% de la industria, mientras que las de LAW TECH propiamente dicho, representan aproximadamente el 10-20% de la industria.

En conclusión: a nuestro juicio es más acertado usar el término legaltech y definirlo como soluciones de base tecnológica aplicada a la práctica jurídica y al trabajo del abogado en sus facetas profesionales: abogado independiente, abogado corporativo, juez, fiscal o magistrado.

Elementos del legaltech Existen técnicas bastante sencillas que pueden aumentar increíblemente la eficiencia del procesamiento de datos, proporcionando información estructurada de enorme utilidad para un abogado.

 

Esto da como resultado:

  1. a) Un impulso al rendimiento, ya que los profesionales podrían obtener la información que buscan más rápidamente.
  2. b) Una mejora de la calidad, puesto que se podría encontrar información útil sobre esos datos.
  3. c) La minimización de errores, al reducirse el contacto humano con la información y contar con el respaldo de un sistema que aprende continuamente.
  4. d) El ahorro de tiempo y costes, fruto de la mayor eficiencia de los procesos.

Ahora, en la prestación de servicios de LEGALTECH se deben  tener en cuenta los siguientes elementos:

  • PERSONAS: Su eje principal es lograr que los abogados y sus clientes se encuentren. Tenemos las plataformas de consultas jurídicas o los Marketplaces jurídicos.
  • PROCESOS: Tienen por objetivo hacer más eficiente la ejecución de tareas o actividades de los abogados o de las personas que entran en contacto con estos. Por ejemplo, tenemos los softwares de certificación de evidencias o los softwares de gestión de casos o contratos.
  • PRODUCTO: Se centran en que el abogado entregue mejor su trabajo y facilitan mejorar los documentos que esta entrega. Por ejemplo, tenemos los softwares de gestión documental, los softwares de automatización de documentos notariales o de respuestas a las reclamaciones.

Al seleccionar un solo elemento de los anteriores como el eje a partir del cual giran los otros, podremos desentrañar las diferentes clases de servicios legaltech. Con esto en mente no queremos limitar sino fomentar la imaginación, no ser fatalistas pero que no ocurra en este ecosistema lo que  dijo en su momento Bill Gates:

“sobrestimar en el corto plazo y subestimar en el largo plazo”.

 

Clasificación del sector

El sector jurídico ha adoptado herramientas tecnológicas tradicionales de otros sectores ajustándolas a sus particularidades y necesidades. Por ejemplo, comúnmente un abogado requiere 1) leer y analizar muchos documentos, 2) Redactar documentos y 3) Presentar información a terceros.

Estas actividades resumirían las herramientas que podrían surgir en el Legaltech:

  • Software de plataformas que reducen o eliminan la necesidad de acudir al sector jurídico en su modalidad más tradicional.
  • Software de gestión de procesos para realizar los trámites y la gestión de tareas de los propios abogados, reduciendo el coste y el tiempo que un profesional debe invertir en muchas de sus tareas.
  • Software simplifican y modifican la forma de contactar entre los profesionales del sector legal y potenciales clientes.
  • Software de generación de documentos automáticos
  • Software de análisis de información y contenidos
  • Algoritmos de toma de decisiones para resolución de conflictos o asignación sanciones o consecuencias jurídicas.

En lo anterior coincide la extensa literatura al mapear el sector legaltech en muchos países de América latina como Panamá, Colombia, Chile, México y Perú.

Inclusive alguna publicación menciona que los software jurídicos en Estados Unidos se enfocan[1]: en:  “(…) la revisión de documentación y datos (aplicaciones basadas en big data o software de ediscovery); el probono (emprendimiento social sobre acceso a la Justicia); y la automatización de procesos (chatbots; generación y corrección de contratos o demandas, etcétera).”

Del 2008 hasta el presente

La percepción del abogado como una persona poco innovadora o cercana a los avances técnicos ha cambiado; proyectos como Legálitas Lab apuestan por estimular las ideas novedosas para mejorar la justicia. Este solo ejemplo demuestra que la tolerancia frente al riesgo de innovar, en el derecho, está cambiando hacia la prueba constante para cambiar y adaptarse al nuevo mundo.

Sin embargo, la tecnología está presente en la práctica jurídica en algunas herramientas de procesamiento de documentos, de construcción de bases de datos y de presentación de documentos al cliente.

Si tomamos el mapa de la transformación del modelo de la industria legal, podemos observar que se centra en lograr menor jerarquía y más cooperación entre los abogados junto con otras profesiones externas:

Uno de los motivos de este cambio consiste en evitar que pase lo que ocurrió a grandes empresas de otros sectores económicos como Yahoo (opacado por Google), Kodak (Instagram), Blockbuster (por Netflix), Sony (Por Xiaomi), BlackBerry (por Apple) que se quedaron atrás por no iinnovar en sus procesos, organizaciones o mercadeo de sus productos, y luego nuevas empresas rápidamente les ganaron cuota de mercado.

Sin embargo, con esa innovación que presiona para cambiar, existe una resistencia a esas propuestas y casos de algunas legislaciones que prohíben el ejercicio de la profesión jurídica por medio de plataformas o por medio de una economía de escala y atención masiva.

Pero son más las personas que entienden lo inevitable y han captado fondos para invertir en estas startups de legaltech, como lo ha hecho el creador de LIQUID VENTURE[2] , y poder de esta manera aprovechar la combinación con aliados jurídicos locales. Otras startup han logrado “colarse” en aceleradoras reconocidas como Y Combinator debido a su propuesta de valor para agilizar el proceso de firma de documentos.

Recientemente con la pandemia ya se comienzan a ver  empresas de servicios “”no-jurídicas”, queriendo incursionar en el sector e implementar las tecnologías emergentes como blockchain, inteligencia artificial, internet de las cosas, entre otras.

La tendencia apunta a startups jurídicas que puedan escalarse a otros sectores, fuera del mundo legal, adaptado a cada legislación o idioma. Esto llamó mucho la atención para Startups que lo propusieron así, logran levantar más de cien millones. Esto significa que ya no irán tanto hacia las grandes y medianas empresas que pagan bastante por una herramienta sino hacia una persona común y corriente, la diferencia es evidente y exigirá mayor volumen de negocio.

Producto del Covid-19 veremos mucho más intensificada esta tendencia, especialmente en temas de revisión de documentos, contratos automatizados y análisis de información y herramientas de gestión de actividades. Aparecerán nuevas empresas y las antiguas intentarán abrirse camino en este sector desconocido.

Para el caso puntual de Colombia, existe una startup legaltech, PEMPO, que ha creado una aplicación JUSTSAPIENS, que mapea los procesos judiciales y contratos, encuentra los cuellos de botella que toman más tiempo y revisa la atención de esos puntos con tecnología avanzada para generar más.

Por otro lado Legis ha aprovechado la cuarentena para fortalecer los sistemas de administración de documentos en la nube y el acceso virtual de documentos. Telefónica Colombia ha intensificado la automatización de las peticiones, quejas y reclamos que maneja el departamento legal.

Grandes problemas y las propuestas de solución

El derecho debe mirar con ojos de auxilio a la transformación digital o será obligado a hacerlo, siendo más negativas las consecuencias en este último caso. En Colombia el legaltech antes y post-pandemia podrá ser aplicado a las ramas del derecho administrativo, civil, familia, notarial, contratos. Áreas en las cuales transitan el 90% de los abogados del país.

Los abogados en sus distintas facetas profesionales deben recibirlo con los brazos abiertos porque les ayudará a ahorrar tiempo y ejecutar eficientemente las actividades jurídicas. Al mismo tiempo no serán abandonados o eliminados, pues su uso o labor diaria de los algoritmos ayudarán a que tengan mejor precisión y respuestas para ellos en la búsqueda de jurisprudencia, toma de decisiones, generación de documentos.

Me atrevo a decir que el desarrollo del legaltech en Colombia tomará un tiempo, pero no podrá ustituir las labores de análisis o interpretación de textos, la resolución efectiva de conflictos pues existen grandes riesgos de que los algoritmos caigan en patrones de discriminación como ya se ha visto en otras áreas donde la tecnología ha tomado el dominio con sus algoritmos de decisión.

La tecnología que mejora el sistema de justicia o la tecnología que cambia el paradigma del sistema de justicia permitirá que los abogados jóvenes o personas desconocidas de otras áreas profesionales empiecen a tomar espacios en esta industria lucrativa, captando parte del valor que hoy se llevan algunos bufetes o abogados, y que es bastante lucrativa pero inaccesible para los abogados que no tengan el suficiente prestigio o acceso a las redes de contactos.

Se avanza hacia una construcción de estándares en los servicios legales y jurídicos, en el futuro tendremos sistemas de predicciones en tribunales que serán online, combinando las profesiones jurídcas, tecnológicas, sociales. Lo que indica una combinación de máquina y hombre que estará por mucho tiempo.

En Colombia hay mucho terreno para la transformación digital con las MiPymes que representan más del 90% de las empresas que no tienen capacidad de pagar la hora de un abogado por ser una hora profesional costosa y muy alejada de la realizad. Pronto veremos el amanecer de un cambio para democratizar el acceso a servicios jurídicos y con ello mayor productividad o ¿la revolución legaltech no será liderada por una Startup de Colombia?[3]

 

Referencias

¿Qué son los mapas legaltech y por qué los despachos profesionales deberían conocerlos?. Recuperado: https://www.diariojuridico.com/que-son-los-mapas-legaltech-y-por-que-los-despachos-profesionales-deberian-conocerlos/

Legaltech en España. Mucho por hacer. Recuperado de: https://terminosycondiciones.es/2016/07/20/legaltech-espana-mucho/

Legalitas Lab. Recuperado de: http://www.legalitaslab.org/

El auge de las legaltech en Latinoamérica. Recuperado de: https://medium.com/liquid-venture-studio/el-auge-de-las-legal-tech-en-latinoam%C3%A9rica-9ae15a608a7b

La startup de firma electrónica peruana Keynua cierra la ronda de Nilo Ventures. Recuperado de: https://contxto.com/es/fondeo/la-startup-de-firma-electronica-peruana-keynua-cierra-la-ronda-de-nilo-ventures/

Las legaltech en Panamá. Recuperado de: https://financierolatam.com/destacado-home/las-legaltech-en-panama/

Los emprendedores legaltech conquistan a los inversores. Recuperado de: https://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2018/07/03/5b3a580fe2704ebb5d8b4570.html

La cara menos conocida del legaltech. Recuperado de: https://www.diariojuridico.com/la-cara-menos-conocida-de-legaltech/

[1] https://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2018/07/03/5b3a580fe2704ebb5d8b4570.html

[2] https://lvs.meetliquid.com/programa

[3] Las ocho tendencias tecnológicas en el sector legal: https://legalstorecolombia.wordpress.com/2019/06/19/lsc-ocho-8-tendencias-tecnologicas-en-el-sector-legal/#more-5024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *